Blogia
MANIFIESTA

de terrorismos de Estado, negocios y cómplices

 

Como aquel famoso poema de Bertolt Brecht los habitantes de la ciudad de Buenos Aires que eligieron, y re eligieron, esta gestión, miran para otro lado porque no les importan los demás.

Claro, ellos no son locos, artistas, vendedores, docentes, simplemente jóvenes, médicos, periodistas o trabajadores, simplemente.

O, tal vez sí lo sean, y entonces el habitante de la Ciudad de Buenos Aires, que votó esta gestión, no se define por lo que hace, sino por lo que no hace y por lo que le deja hacer a la gestión que votó.

Se define por mirar para otro lado mientras su gestión endeuda a la ciudad en millones, que seguiremos pagando cuando no estén; aumenta los impuestos sin que nada mejore y se corte la luz por días o se inunde la casa hasta el techo; destruye la ciudad con obras estúpidas e innecesarias -mejor dicho, necesaria para aumentar sus patrimonios personales-; avasalla conquistas que no tienen partido político sino que garantizan derechos, tanto en salud como en educación.

 

¿Y cómo instalan esta política de destrucción, enriquecimiento, corrupción y avasallamiento? Siguiendo paradigmas de últimas dictaduras -se ve que les enseñaron bien-: mediante la represión, mediante la persecución, el apriete velado o evidente, haciendo escuchas telefónicas o mandando una patota, amenazando a directores de hospitales o supervisores docentes o mandando una patota, poniendo rejas en lugares públicos y mandando una patota.

Una patota que antes era la Unidad de Control del Espacio Público (UCEP) y ahora se llama Policía Metropolitana, que vos, que lo votaste, dejaste crecer, porque antes eran unos cuantos patovicas violentos y ahora son cientos y armados.

 

Mirando para otro lado fuiste y sos cómplice de que un empresario destruya impunemente la ciudad que muchos amamos y además use el terrorismo de Estado como herramienta de control, porque lo que pasó ayer en el Borda es eso lisa y llanamente.

 

Pero bueno, como en el famoso poema de Bertolt Brecht, cuando te toque a vos va a ser tarde.

 

Mientras tanto los porteños, de verdad, seguiremos en nuestros trabajos, defendiendo lo que hay que defender y en la calle compartiendo luchas por el bien de todos, vos incluído.

 

Vos quedate en tu casa tranquilo que ya te van a golpear la puerta.

 

Y no me vengas con lo de que no te va lo de “Macri malo Cristina buena” TODO ESTADO ES REPRESOR.

Estoy repitiendo que ayer la Policía Metropolitana del gobierno que votaste o vas a votar actuó como en la dictadura, como fuerza de choque de un negocio que ni siquiera te beneficiará a vos.

Fijate que ayer no les importó balear a un médico, una de las carreras más reconocidas universitariamente, y a un interno de ese hospital, tal vez de los que menos tienen en la ciudad.

 

Viste? Tenían razón: en todo estás vos, porque sos cómplice.

 

 

 

 

 

 

Como aquel famoso poema de Bertolt Brecht los habitantes de la ciudad de Buenos Aires que eligieron, y re eligieron, esta gestión, miran para otro lado porque no les importan los demás.

Claro, ellos no son locos, artistas, vendedores, docentes, simplemente jóvenes, médicos, periodistas o trabajadores, simplemente.

O, tal vez sí lo sean, y entonces el habitante de la Ciudad de Buenos Aires, que votó esta gestión, no se define por lo que hace, sino por lo que no hace y por lo que le deja hacer a la gestión que votó.

Se define por mirar para otro lado mientras su gestión endeuda a la ciudad en millones, que seguiremos pagando cuando no estén; aumenta los impuestos sin que nada mejore y se corte la luz por días o se inunde la casa hasta el techo; destruye la ciudad con obras estúpidas e innecesarias -mejor dicho, necesaria para aumentar sus patrimonios personales-; avasalla conquistas que no tienen partido político sino que garantizan derechos, tanto en salud como en educación.

 

¿Y cómo instalan esta política de destrucción, enriquecimiento, corrupción y avasallamiento? Siguiendo paradigmas de últimas dictaduras -se ve que les enseñaron bien-: mediante la represión, mediante la persecución, el apriete velado o evidente, haciendo escuchas telefónicas o mandando una patota, amenazando a directores de hospitales o supervisores docentes o mandando una patota, poniendo rejas en lugares públicos y mandando una patota.

Una patota que antes era la Unidad de Control del Espacio Público (UCEP) y ahora se llama Policía Metropolitana, que vos, que lo votaste, dejaste crecer, porque antes eran unos cuantos patovicas violentos y ahora son cientos y armados.

 

Mirando para otro lado fuiste y sos cómplice de que un empresario destruya impunemente la ciudad que muchos amamos y además use el terrorismo de Estado como herramienta de control, porque lo que pasó ayer en el Borda es eso lisa y llanamente.

 

Pero bueno, como en el famoso poema de Bertolt Brecht, cuando te toque a vos va a ser tarde.

 

Mientras tanto los porteños, de verdad, seguiremos en nuestros trabajos, defendiendo lo que hay que defender y en la calle compartiendo luchas por el bien de todos, vos incluído.

 

Vos quedate en tu casa tranquilo que ya te van a golpear la puerta.

 

Y no me vengas con lo de que no te va lo de “Macri malo Cristina buena” TODO ESTADO ES REPRESOR.

Estoy repitiendo que ayer la Policía Metropolitana del gobierno que votaste o vas a votar actuó como en la dictadura, como fuerza de choque de un negocio que ni siquiera te beneficiará a vos.

Fijate que ayer no les importó balear a un médico, una de las carreras más reconocidas universitariamente, y a un interno de ese hospital, tal vez de los que menos tienen en la ciudad.

 

Viste? Tenían razón: en todo estás vos, porque sos cómplice.

 

federico mercado

 

 

 

 

 

Como aquel famoso poema de Bertolt Brecht los habitantes de la ciudad de Buenos Aires que eligieron, y re eligieron, esta gestión, miran para otro lado porque no les importan los demás.

Claro, ellos no son locos, artistas, vendedores, docentes, simplemente jóvenes, médicos, periodistas o trabajadores, simplemente.

O, tal vez sí lo sean, y entonces el habitante de la Ciudad de Buenos Aires, que votó esta gestión, no se define por lo que hace, sino por lo que no hace y por lo que le deja hacer a la gestión que votó.

Se define por mirar para otro lado mientras su gestión endeuda a la ciudad en millones, que seguiremos pagando cuando no estén; aumenta los impuestos sin que nada mejore y se corte la luz por días o se inunde la casa hasta el techo; destruye la ciudad con obras estúpidas e innecesarias -mejor dicho, necesaria para aumentar sus patrimonios personales-; avasalla conquistas que no tienen partido político sino que garantizan derechos, tanto en salud como en educación.

 

¿Y cómo instalan esta política de destrucción, enriquecimiento, corrupción y avasallamiento? Siguiendo paradigmas de últimas dictaduras -se ve que les enseñaron bien-: mediante la represión, mediante la persecución, el apriete velado o evidente, haciendo escuchas telefónicas o mandando una patota, amenazando a directores de hospitales o supervisores docentes o mandando una patota, poniendo rejas en lugares públicos y mandando una patota.

Una patota que antes era la Unidad de Control del Espacio Público (UCEP) y ahora se llama Policía Metropolitana, que vos, que lo votaste, dejaste crecer, porque antes eran unos cuantos patovicas violentos y ahora son cientos y armados.

 

Mirando para otro lado fuiste y sos cómplice de que un empresario destruya impunemente la ciudad que muchos amamos y además use el terrorismo de Estado como herramienta de control, porque lo que pasó ayer en el Borda es eso lisa y llanamente.

 

Pero bueno, como en el famoso poema de Bertolt Brecht, cuando te toque a vos va a ser tarde.

 

Mientras tanto los porteños, de verdad, seguiremos en nuestros trabajos, defendiendo lo que hay que defender y en la calle compartiendo luchas por el bien de todos, vos incluído.

 

Vos quedate en tu casa tranquilo que ya te van a golpear la puerta.

 

Y no me vengas con lo de que no te va lo de “Macri malo Cristina buena” TODO ESTADO ES REPRESOR.

Estoy repitiendo que ayer la Policía Metropolitana del gobierno que votaste o vas a votar actuó como en la dictadura, como fuerza de choque de un negocio que ni siquiera te beneficiará a vos.

Fijate que ayer no les importó balear a un médico, una de las carreras más reconocidas universitariamente, y a un interno de ese hospital, tal vez de los que menos tienen en la ciudad.

 

Viste? Tenían razón: en todo estás vos, porque sos cómplice.

 

federico mercado

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres