Blogia
MANIFIESTA

pensares y sentires

Ella y yo por mil

La secuencia se repite

Grito/empujás/cae/avalancha/gases/caigo/levantás/ayuda/replegamos/balas/limpio/curás/nos cubre/aprieta mi mano/nos cuidamos/gases/balas.

 

Se cayó? No ve por el gas? Pide ayuda y se aferra a mi mano? O soy yo y ella es la que me ayuda? Me cura y me salva guardándome en un kiosco mientras se va por Rivadavia? Con la cana detrás? Que tira, gases, balas?

 

Importa?

Ella o yo?

Somos otros?

Somos los otros en la calle?

Ella y yo somos nosotros

en la calle

 

Los relatos compañeros repiten la secuencia por mil

Hablan de todos nosotros

 

No hay patria

No hay otro

Sólo nosotros

bajo la lluvia de gases y balas

 

Del otro lado los ellos

escupiendo mentira y ajuste

cinismo y gases

palos y balas

noticias y motos

opinión y balas y gases

 

Vencido, el gas, como las opiniones que escupen.

Tóxico para los ellos mismos

que se envenenan de su propio gas,

de su propia opinión.

 

Mientras, la secuencia se repite por mil

Ella y yo por mil

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

BICENTENARIO

Bicentenario

         A quien corresponda, o mejor dicho,

         a cada uno de los que les corresponde

 

Comprensiblemente

usted deberá hacerlo,

aunque no esté escrito,

es parte de su tarea,

de su jerarquía, de su respetable

labor de funcionario:

usted tendrá que hablar

de los valores de Mayo,

de Igualdad, de Libertad.

 

(aquí, fácilmente,

yo podría hacer uso

de un rebuscado anacronismo

y decir que si Moreno

lo conociese, por lo menos,

lo mandaría fusilar,

pero no se preocupe,

yace tranquilo

bajo el Atlántico)

 

Y claro, como es su deber,

tácito deber de funcionario,

nacional, municipal, estatal,

usted va a hablar.

 

Se va a llenar la boca

de palabras altisonantes

que, probablemente,

contradicen lo que usted

hace, o hizo, para estar ahí,

hablando,

pero esto ya excede

lo que iba diciendo,

decía

usted

va a hablar

y hasta es posible que diga

“aún falta mucho por hacer”

y cosas similares

porque tampoco es gil

 

y por eso

quería advertirle, señalarle, sugerirle,

que tenga cuidado,

porque puede ser

que no sea tan fácil

hablar de Igualdad

si, pongamos por caso,

un hermano

duerme en la calle, revuelve la basura, muere de hambre.

 

Y si ese hermano se multiplica

por cien, por mil

no podrá ser fácil ved

en trono a la noble Igualdad,

puede que se le caiga la cara

de vergüenza,

y usted mismo se la pise.

 

Y ni hablar del grito sagrado,

porque está bien que usted,

como tantos, crea que la Libertad

es poder elegir entre comprar

este teléfono celular, aquel auto,

ese televisor,

pero mire que las rotas cadenas

son otra cosa.

 

Y aquí,

no le advierto, no lo prevengo,

aquí espero, deseo, anhelo,

le falte el aire.

 

Que cuando vaya a nombrar

la Libertad, simplemente,

no pueda, se ahogue, se le cierre la garganta,

que el peso de cada niña, niño, mujer, hombre, viejo,

que no tiene libertad de vivir dignamente

le pese, lo aplaste., reviente.

Que todo el dolor de la indignidad,

la humillación del que no tiene nada,

la tristeza del hambre que mata,

le explote dentro

como un mal irremediable,

que gangrene, reseque, pudra,

su tácito deber de funcionario

para que, simplemente,

no pueda

nombrar

la libertad

que nos falta

 

que acá

no hay nada

por festejar.

Despedida

tal vez conozcan un grupo de tango de La Plata llamado La Guardia Hereje

ayer sorpresivamente murió su cantante y creador: Alorsa

los que lo conocemos y queremos y admiramos aún no lo podemos creer

algunos atenazados por el dolor atinamos a escribir

 

 

hay un modo de ser muy de por acá

con variadas características

las mejores de ellas son, por ejemplo, la generosidad

o un humor muy, muy, particular, entre irónico y sagaz

o cierta solidaridad inclaudicable

o esa costumbre de poner el hombro

o un modo de la alegría

 

hay un modo de ser muy de por acá

que los por acá nacidos reconocemos fácilmente

y enseguida algo nos hermana con ése en el que nos reconocemos

 

y también tenemos la costumbre de putear ante la muerte

de lanzar puteada tras puteada

como si cada insulto pudiera algo contra la muerte

que se lleva a esos en los que nos reconocemos

nacidos por acá

como si no importaran la generosidad

el humor o la solidaridad

como si a la muerte le importara poco

todo lo que nos junta a los nacidos por acá

 

si no ¿por qué llevarse al gordo Alorsa?

 

y uno intenta subrayar en cada insulto

la generosidad o la alegría

y putea y se pregunta

sobre todo se pregunta

 

otro modo muy de acá

es personificar a la muerte

darle entidad de persona

para poder putearla y reputearla

para aguantarnos el dolor

pensando que podemos ir a cagarnos a trompadas

porque se metió con uno de nosotros

que podemos llegar corriendo a la esquina

donde el amigo se bate

y meternos en el entrevero

que lo rescate

que lo traiga de nuevo acá

y volver a cruzar un vino

una canción o un poema

 

en esta ciudad de puerto por alguna antigua razón la despedida final duele fría y húmeda

 

en la esquina no hay nadie con quien trompearse

el viento, obviamente,

parece un tango

f.

Y tanto y tanto… y sin embargo poco, poco… si se piensa...

como una niebla espesa la confusión nos rodea/digo confusión por nombrar este no saber si se sabe lo que se desconoce/o se desconoce lo que se sabe/o se desconoce lo que algunas vez se supo/lo que algunos supieron y no llegaron a enseñarnos/aunque de alguna forma lo aprendimos/o lo aprendemos/o quisiéramos aprender/y entonces parece que lo tanto tanto sin embargo es poco/poco si se piensa lo que falta/lo que soñamos/lo que tenemos/lo que queremos/lo que quisiéramos/

cómo nos cuesta andar en la niebla/saber si delante es realmente allí/o acá/si somos muchos o no/y el tanto sigue siendo poco/pero es algo/carajo/es algo/una luz chiquita/en la gran niebla de nuestra confusión/algo/carajo/en medio de la nada/y a veces ese algo de hoy se une al algo de ayer/y al de antes de ayer/y notamos que estamos en otro lado/que avanzamos/tal vez sólo dimos un paso/pero nos movimos/traemos lo sumado/lo construido/que así visto/de cerca/tiene un parecido a lo soñado/a lo querido/

como una niebla espesa la derrota nos detiene/perdimos tanto/tanto/que sólo nos queda apostar a buscarlo/a encontrarlo/y si no lo encontramos lo inventamos/lo armamos/lo soñamos/lo hacemos/y qué miedo siente la derrota/porque lo soñado/lo algo/se parece mucho a la luz/chiquita/tiene colores/tiene alegría/tiene fiesta/la niebla insiste/pero nosotros también/la derrota insiste/pero nosotros también/

y tanto y tanto/y sin embargo poco/poco/si se piensa adónde nos gustaría llegar/estar/¿y no será que lo poco/poco/hace lo tanto/tanto?/¿y no será que entonces estamos aprendiendo?/¿y no será que hacemos más de lo que vemos/por la niebla/confusión/derrota?/

fácil no era/no fue/no es/no va a ser/no/pero tampoco imposible/no/imposible no/seguro será lejos/seguro quedará lejos/y arriba/o abajo/y habrá que andar mucho/además de arriba y abajo hacia los otros/hacia los demás/alcanzarnos en los otros/que se alcancen en nosotros/lo lejos a veces se parece a lo imposible/pero se parece nomás/no es lo mismo/no/

vamos/vamos haciendo/vamos lejos y haciendo/soñamos allá lejos/que es un acá entre nosotros/los otros nosotros/los muchos que también van/y vamos/haciendo/y en el hacer apostamos/a buscar/a encontrar/a inventar/a aprender/hacemos y aprendemos/no hay otra/por eso ese paso algo/chiquito/tiene ritmo de canción/porque vamos haciendo la nueva canción/de la derrota crear primavera/de la derrota/crear primavera/

por entre la niebla nos veo/por algo/tanto/sonreímos/

la niebla parece huir/

federico –otra madrugada de marzo de 2009, después de otro paro-

Cómo me cuesta afinar la guitarra,
organizar las seis cuerdas unidas
y de la lucha de sones contrarios
abrir camino cantando a la vida.

Y tanto y tanto que hemos cantado,
y sin embargo poco, poco,
si se piensa el silencio que nos acecha.

Bajo las cuerdas mi cuerpo desnudo,
vestido apenas de amor y preguntas.
No es el sonoro cantor de protestas,
es cuerpo en partes que nunca se juntan.

Y tanto y tanto que hemos llorado,
y sin embargo poco, poco,
si se piensa en los muertos que nos dan vida.

Contra el dolor, el olvido y el miedo
nuestra certeza porfiando en el alma;
quienes compartan la loca esperanza,
brújula o flecha de nuevo hacen falta.

Y tanto y tanto que hemos luchado,
y sin embargo poco, poco,
si se miran los cuerpos que trae el río.

Cuánto me cuesta esta nueva canción,
de la derrota crear primavera
en estas noches de ojos sin sueño,
en estos sueños de noches sin ojos
en que los buitres enormes abusan
de las parciales heridas del pueblo.

Vamos haciendo la nueva canción,
de la derrota crear primavera.

Y tanto y tanto que hemos perdido,
y sin embargo poco, poco,
y sin embargo mucho, mucho,
si se miran los ojos de un hombre digno.

Vamos haciendo la nueva canción,
de la derrota crear primavera.
Vamos haciendo la nueva canción,
crear primavera.

                        Canción Nueva (Daniel Viglietti)

 

 

Todavía se huele el olor a agua de azahar…

Todavía se huele el olor a agua de azahar…

Ya es año nuevo, y las salutaciones y despedidas en los negocios, dejan de ser, buen año o felicidades. Ya todo suena a viejo nuevamente, o a ansias de vacaciones o trabajar rutinariamente para los que no somos docentes.

Otra vez me creí que el año nuevo deja atrás las miserias que provocan pocos seres humanos sobre los millones. Hace ayer una semana que el ejercito israelí ataca con furia a la pequeña, heroicamente pequeña franja de gaza. Qué pensaran los artilleros y pilotos que dejan caer los mísiles sobre ese arenoso territorio poblado de casi un millón de personas.

Acá, en América, los millones de pobres, con todo lo  que eso lleva, siguen siendo pobres después del 31 de enero de 2008, en sus pequeñas casas.

Ayer pase por un negocio que vendía cuadros, y pregunte por un cuadro que me gustaba de un tal Romero Britto, era un cuadro pleno de colores, tal vez los colores que no tiene mi vida, me encantó, creo que tenía en una parte un pequeño pollito amarillo el cuadro, y entré y pregunté, la vendedora me dijo, vale, dólares mil cien, solo gracias atine a contestar, sin felicidad de por medio, ya que podría haber cabido, era solo 3 de enero, eso si, la vendedora me dio un folleto del autor, y ahí, caí, el arte pictórico es para una minoría, para las mayorías ese arte, solo se reduce a láminas baratas o afiches con el arte de las películas

Asi vamos entonces, apartando a golpes nuestros dolores. Parece que eso no alcanza a veces. Siento que ya no podemos seguir cruzados de brazos esperando siempre, peticionando siempre, basta, llegó la hora de construir sin pedir, aunque rodeados de mierda, debemos construir lugares que sean dignos de un ser humano, aunque no brillen, aunque sean oscuros.

Me han dicho hace poco que mis ideas son producidas por otros, en otros lugares, que tapan mis sentires, y dije es verdad, que tengo que ver yo con un campesino en gaza que escucha el ulular de los obuses de los tanques, en esa pequeña ciudad heroica, que tengo que ver yo, con el dolor de los africanos, tan lejos de todo, que tengo que ver yo con el dolor de los desplazados estadounidenses, sin casa y sin trabajo, luego del estrepitoso derrumbe del capitalismo financiero, que tengo que ver yo con el dolor de los que el año que viene se quedaran sin trabajo, o de los que ya no tienen nada en las barriadas populares, y el ruido que provoca el hambre en las tripas, deja de ser un ruido privado, y ya se escucha. Pero hay una parte de esas ideas prestadas, que fui juntando a lo largo de mis cuarenta años, que dicen, claras, serenas, que el peor remedio es el refugio en la individualidad, me dicen que soy en el saberse sentido en los dolores de los perdedores, sabiendo que al lado nuestro, siempre don quijote y sancho son mas conocidos que todas las andanzas de buena vida de todos los señores y señoras de sangre azul, para ellos solo la revista hola, para nosotros, la vida que se inventa para ser vivida cada día.

Del folleto del artista britto que me dieron ayer, extraje una frase que le pertenece y la quiero compartir con ustedes:

“EL ARTE ES DEMASIADO IMPORTANTE PARA NO COMPARTIRLO”.

Y ahí, todo quedo claro, el porque para mí, la belleza tiene que ver con las múltiples formas que los millones de pobres hacen de la vida, por eso se que hay arte, cuando una madre en una pequeña casa alquilada, juega con sus hijos, con nada, con dos muñecos, informándole que el mundo, no siempre es el territorio de los hombres vestidos de lobo, pongan el ejemplo que ustedes quieran para saber que hay arte.

Entre el arte y la vida cotidiana, cierro con el recuerdo de doña pety, o feliciana, ella era la cocinera de la escuela 931 Estación ñorquinco en río negro, donde trabajé y tuve el placer enorme de ser su compañero de trabajo, pety vivía en un rancho cerca, ahí nomás de la escuela, y con el tiempo, empecé a ir a su casa a tomar mate y torta fritas. El rancho era muy bajo para mi altura, era muy oscuro, con el piso de tierra apisonada, que ella barría. Vivíamos rodeados de los mas diversos marrones, allá todo era marrón, como sus pieles, no había color, las manos de pety, estaban semi cerradas por la artrosis de lavar durante años, con agua helada, le causaba dolores que nunca expresaba en público, pero había que ver con cuanta hermosura preparaba la comida para todos nosotros, siempre con alegría de vernos comer, siempre siempre la recuerdo, y todavía nunca le he escrito.

A veces cuando el desánimo me llena, me refugio en su recuerdo de belleza oscura, es cómo mi faro apagado, no necesito ver su luz, para saber donde está, me guío en la vida atado por su recuerdo, a veces creo que su ejemplo vital, es el que urde las ideas que por ahí  fui leyendo y diciendo, repitiendo, a veces, siento que hablo de gramsci a partir de ella.

Hacia mayo del 98 pety me anuncia que comienzan las rogaciones por que sea un invierno prodigioso en humedad y agua, para el desierto que crece por allá y que el poco ganado que su marido tiene, pueda alimentarse. A los cuatro día la inmensidad marrón, se lleno de blanco, cayo una nevada contundente, yo nunca había visto nevar, que silencio viene después de la nevada, todavía lo oigo, y cuando me reencontré con pety, me tomó las manos y cómplice me dijo, son las rogaciones, a mi, que no creo en dios, pero si creo en pety.

Che Guevara, decía que la cualidad más linda de un revolucionario en sentir en lo más profundo cualquier injusticia cometida en cualquier lugar del mundo, por eso siento que los obuses  caen acá, cerca nuestro, por eso, creo en que hay que detenerlos y buscar una salida consensuada entre Israel y palestina, por eso creo que no debe haber más pobreza en el mundo, de esa que lacera.

Así vamos decía más arriba, apartando a golpes los dolores. Vamos a construir nuevas oscuridades, de esas que guardan la luz de los ayeres que anuncian nuevos  mañanas, hermosos, donde todos tendremos derecho a todo.

Vale entonces, ahora si,  salud!

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Informe sobre las vacaciones

Informe sobre las vacaciones.

Recién vuelto de Pinamar debo decir que allá la vida es muy distinta, todo suena con mucho ruido, belleza y placer, la gente luce despreocupada, feliz. Los miro y siento contagiarme, todo va fresco, los coches relucen nuevos, últimos modelos, en fin, hasta los trabajadores que atienden a los turistas lucen despreocupados.

Yo me llevé dos libros para leer. Uno era el último de Saramago y el otro un libro del periodista Zin, llamado, Llueve sobre Gaza.

Ambos libros resultaron buenísimos, leídos casi de apuro, en la noche.

El libro de Saramago, es el anuncio de un final, acorde con el autor, dudo que haya otra novela del gran Saramago, es la primera historia del autor donde no hay amor, pero los personajes principales son encantadores, y uno siente una profunda lástima de haber obligado a un sacrificio inanimal, a un elefante a cruzar toda europa en pleno invierno.

En cuanto al libro de Zin, Llueve sobre Gaza, lo recomiendo con toda la fuerza que tengo, es un libro imprescindible, donde describe una operación similar de Israel sobre la franja de Gaza en 2006 a consecuencia del rapto de un cabo de las fuerzas de defensa israelí. Si alguien quiere entender que es lo que pasa allí, debe leerlo, para solo ofrecer un dato, en esa campaña israelí, se provocaron algo más de 100 muertos, hoy, en lo que va de la campaña “Plomo fundido”, debemos contar ya mas de mil muertos. Es tan contundente el libro, que por eso me provocó un terrible choque que la gente anduviera como si tal cosa, después de leer el libro no me queda otra cosa que decir, admiro la existencia del pueblo palestino, de ahora en adelante, me siento un palestino más.

Leandro Otero

Imágenes de una guerra de baja intensidad, ¿será así que debo definirla?

Imágenes de una guerra de baja intensidad, ¿será así que debo definirla?

 

Grandes Esperanzas

Catupecu Machu

 Fernando Ruiz Díaz

Puedo tocarte o solo verte
Muero de pronto, vivo siempre
Pruebo, más de dos veces
Juego con fuego.

Voy sin dormir a donde sea
Más lo pienso, más me cierra.
Lejos siempre tiene un cerca
Que sabrás de mi inocencia.
Lo prohibido es tentador
Quédate hasta que amanezca.
Llega el día y de vuelta
El camino la respuesta.

Puedo tocarte o solo verte...

Voy donde no me llevan
Más adentro de la selva.
Lejos de algunos idiotas
Que quieren domar las fieras.
Lo que quiere el domador
Queda adentro en una siesta.
Llega un tiempo en que resurge
El camino lo despierta.

Puedo gozar o ser inerte
Muero de pronto, vivo siempre
Pruebo, más de dos veces
Juego con fuego

Voy al doble con mi apuesta
Mas te quiero si te arriesgas.
Lejos te ví y me dí cuenta
Que disfruto la tormenta.
Lo que restringes en vos
Queda adentro y te envenena.
Llega el día y todos vuelven
El camino nunca duerme.
Nunca duerme!

El camino nunca duerme, el camino nunca duerme.


Ahora resulta que las bombas irakies y afganas explotan en boyacá y rivadavia. Cuánto poder de fuego tienen, cómo puede suceder que algo tan lejano también explota allende los mares.

Ayer a la noche, en esa esquina  lo vi.

La noche estaba fresca, luego de una jornada agotadora de calor. Saliendo de mi casa, mirando hacia adelante, veo un chico con su torso desnudo, casi descarnado, como un niño de biafra, va caminando como sonámbulo, me quedo atónito mirándolo, va a pasar a una pareja añosa, bien vestida, en su camino para pasarla se interpone una cosa de luz, de esas que hay en la calle, debe apurar el paso para superar a la pareja añosa, y les pasa recerca, pero no los toca, y cuando los pasa, el tipo añoso, lo mira como miraría a cualquier otro transeúnte, pero cuando cae, vuelve a mirar esa espalda desnuda, la imagen que ve, es tan fuerte, que después de un paso mas, se detiene, pero se detuvo cómo si no operara su voluntad, sino la voluntad del pibe que va pasándolo. Yo ya voy llegando a la esquina y para ver la escena, debo torcer mi cabeza, los dorsales del pibe desnudo, son mas chicos que toda su caja torácica, se juntan en su columna, se le ve cada vertebra. El pibe parece una lámina de esas que se usan para que los chicos conozcan los músculos y los huesos, con la diferencia que el pibe está vivo.

Supongo, sin saber, que es un fuma paco. No mucho más. Pero la imagen golpea, de esos golpes que a uno lo detienen por la sola fuerza de la imagen.

Esos pibes son como bombas detenidas, decía el Indio redondito de los pibes de chernobyl. Estas bombas nuevas, son bombas raras, no matan de golpe, van matando de a poco, y a los que no los mata, cómo a mi, me matan el entendimiento, ya que operan sobre la imagen que tengo que debe ser la vida.

El otro día volvía del oeste, y subo al tren en el vagón de la resaca, y cerca  mío, hay otro fuma paco, esta sentado en un saliente de metal del vagón. Y sube una señora añosa, el fuma paco la ve, la llama y le sede el asiento que no es asiento, y esa acción estalla ante mi, me habían dicho que a los fuma paco nada les importa.

Esta guerra que estalla en el oriente, es rara, se me acerca. Siento la presencia de los marines cerca, aunque no los veo, solo veo los heridos mutilados desesperados que va dejando. Y ahora parece que va a explotar nuevamente, en forma de bombas de racima desempleador.

No tengo nada que ofrecer para detener la guerra…

Solo recuerdos de lo que hacia la gente de antes ante las desgracias, abrazarse y estar lo más junto que se pueda.

Ah, otra cosa, vuelve a mí, la memoria de Tolstoi, la idea de que los ejércitos deben tener una fuerza moral que los haga indestructibles. Nuestra moral de combate, es la de que no puede haber pibes que parezcan láminas didácticas.

Yo se que en tiempos de guerra, todos pensamos diferente, y eso suena a que mejor no estar cerca de los que no piensen similar, a mi me pasa lo contrario, quiero estar cerca de los que piensen distintos, para poder ejercer la dinámica del pensamiento, ese que solo puede resolver aquello que antes se planteo como posible. Y para que eso suceda, estar cerca del que piensa distinto solo hace eso, expandir mi universo de pensamiento, y por lo tanto plantearme nuevas preguntas, y con ello, las respuestas nuevas. Esas preguntas respuestas, serán las que puedan desactivar las bombas, que estallan acá, lejos del  tigris y el  eufrates,  lejos de las montañas afganas, primero estas bombas, y después todas.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Sobre las virgenes

En el día de la virgen. A todas ellas, ahí va…

 

La murga de la Virgencita
(Beilinson - Solari)

 

 

 

Marita lo hace por la guita
con los bomberos del cuartel
Su barrio es tan inclemente
y su comparsa siempre es cruel.

Sueña con que su rollo sea
película de amores suaves.

La murga de la virgencita
ese aguijón picante y miel.
Se tambalea en sus tacones
no tiene nada que perder...

Nunca pudo comer del queso
sin que la trampera la aplaste.

Los coches van y vienen
y su ilusión fulana
se empolva la nariz
muerde el labio y va otra vez
para ahogar arcadas gusto a menta
junto con sus bostezos.

Sus chulos son legión
de "cucharangos" que hacen temblar
de miedo su boquita.
Ay! Ay! mi virgencita.

Se maquilla la piel
para el Túnel de amor
y también para su Tren fantasma
(con la boquita seca)
Será el propio buen Dios
quién toca así el tambor
y que ahuyenta su clientela
y la aflije con tristezas.

Pilchitas de poliester
y santidad de virgen.

Milagro más, milagro menos
otra polilla en busca de la luz.
La murga de esa virgencita
que no quiere besar a nadie...

 

 

Su refugio es la noche, o la tarde que ya se acaba. Nadie se referencia en ellas, son parte del sumidero de la historia, escuchando historias de amores rotos, curando corazones por 5 o 10 minutos, pocos las quieren, solo sus hijos saben de su esfuerzo, curando el corazón ajeno.

Si tuviéramos el coraje de esas vírgenes, que no seríamos capaces de hacer.

La noche enseña sueños de gente despierta, otros sueños de los que sueñan los durmientes, que realidades dispararan esos sueños, que solo el gueto oye. Ahí van con sus vestidos de fiestas negras, provocando todo lo oculto.

Ellas son el resumen de todo lo oculto, cuanto dolor deben tener sus orejas, cuanto, quien se podrá atrever a resumirlo.

Llegará la noche, en que sus sueños, sueñen dulces cosas, ya sin las necesidades de cubrir el dolor ajeno, que en el acto de la escucha cura.

Que diferencia con nuestros trabajos, nosotros oímos desde el lugar aceptado, de escuchar para saber que decir, ellas solo escuchan los dolores ajenos, quién las escuchará a ellas, y qué será que contestan en sus citas de cura.

Cuando se junten las escuchas, nos acercaremos a una noche que será para todos, donde los sueños, dejen de ser secretos, para llamar a que todos marchemos en las murgas que queramos.

Vale, salud para ellas!

Leandro Otero

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres